Flames

.En la profundidad de las llamas.

18:13


[No quería consuelo, aquella era su rabia, y quería quedársela. Necesitaba quedársela, porque sabía que de esa rabia podía crecer algo nuevo.- Levi Jedediah Calder-Garrity ]


Es…como si  hubiera una nube negra sobre mí ahora mismo (O dentro de mí) y no importa cuánto la ignore y deje que el tiempo pase, se quedara ahí.

Hay cierto gustito en autodestruirse, el problema es que cuando le encuentras el gusto, es porque simplemente ya estás ahí, en la profundidad.
Probablemente si yo estuviera bien, aquello que escribí me pareciera estúpido, escrito por alguien que solo esta excusándose, o tratando de hacer sonar lindo a algo que es realmente feo.
¿Por qué hay algo más feo que ponerte en contra de ti mismo? ¿Hay algo más horrible que entregarte simplemente a esa destrucción, en vez de hacer algo para evitarlo?

Kurt dijo “Si mi sonrisa mostrara el fondo de mi alma, las personas al verme sonreír llorarían conmigo” y es casi como me siento ahora…
¡Mírenme! ¡Soy un maldito cliché! Un adolecente más que cita a kurt Cobain y se identifica con su tristeza…
Porque así es como se crean los clichés, toman las leyendas, lo atípico, lo que quedo en la memoria y lo repiten una y otra vez. Y así, se convierte en un cliché.
No estoy diciendo que kurt lo sea, si no que los que los citamos a él lo somos. Lo que empatizamos con su tristeza sin haberlo conocido. Están esos documentales, esas frases y esa carta que dejo antes de morir, pero ni aun con todo eso podremos realmente llegar a conocerlo. O a entenderlo…

De todas formas, creo que hay más tristeza en esa frase que furia, y yo siento que estoy llena de furia, no de tristeza. El enojo es el sentimiento más perpetuo en mí, ni siquiera el odio, es simplemente…ira.
Ira contra el mundo, ira contra las personas aun sin conocerla, ira contra lo que hacen dicen o piensan o muestran.
Me he enojado con personas por solo mirarlas. Y he querido golpearlas y verlas sufrir, los he escuchado y he querido decirles que sus ideas son estúpidas y banales, que nada bueno u original puede salir de ellos, que solo son otra copia más…no importa lo mucho que te sientas especial y único, no importa lo mucho que te hayas hecho creer que eres diferente, que incluso su manera de pensar es diferente. Créeme, hay millones más en el mundo como tú, que nunca querrás conocer, porque más fuerte que el sentimiento de querer sentirte comprendido, es el sentimiento de querer sentirte diferente.

Y he estado luchando con verbalizar todo eso, porque es simplemente cruel, y porque hay alguna versión anterior de mi misma que siempre decía que no quería romper el corazón de nadie.
Pero hay veces donde me desconozco más de lo que me conozco, y ya no puedo estar de acuerdo con ella.
¿Para que cuidar a los demás? ¿Qué sentido tiene? Toda esa mierda bonita, ahórratelo, al final de cuentas esas personas no se dan cuenta que si los tratas bien, tienen que tratarte igual. Al final solo recibes puñetazos, palabras mal dichas, miradas despectivas y palabras sabelotodo que lo único que buscan es hacerte sentir mal.
Así que si el mundo te da mierda, bueno, has catapulta y se la devuelves. (Y, si no sabes lo que es una catapulta, cerdo ignorante, es una antigua arma romana ¿Acaso nunca la viste en una película?)

Estoy tan llena de ira y de rencor. El resentimiento burbujea dentro de mí y yo…solo quiero arremeter, y al mismo tiempo no quiero tratar con otras personas, las personas me cansaron, agotaron mi paciencia y mi buena fe.

Siento como si…me han vaciado de todos mis sentimientos buenos, y solo me dejaron los malos, y ya no recuerdo porque quería ser una buena persona, o siquiera una persona amable, ni porque me había reconciliado con la vida.
Y lo peor de todo…ni siquiera quiero recordarlo.

Quiero quedarme con todo este enojo, lo necesito, lo he llegado a querer…se siento como, ver esa casa en llamas y escuchar los gritos que vienen de adentro. Y sabes que tienes que hacer algo, sabes que puedes hacerlo…
Pero aquel fuego es tan mágico, aquel inmenso desastre es tan…flameante y cautivador, que no quieres pararlo. Te unes al humo, te entregas, que te queme y te trasforme, que te convierta en cenizas y después…quizás, veas que ha salido de todo eso.

He luchado contra todos estos desencantos, porque no quería volver a sentirme así, pero esta profundidad no se siente igual que antes, creí que me sentiría igual que aquella chiquita que rezongaba del mundo…pero no, ella seguramente lloraría, se atiborraría de comida y escribiría sobre lo cruel que es el mundo, sobre cómo no le quiere dar todo lo que ella se merece, y la realidad es que el mundo no te debe nada. El mundo es lo que es y funciona como nosotros hacemos que funcione, el mundo no te debe nada, ni siquiera una sonrisa.
Y también se hubiera alejado de las personas, encerrándose en sí misma, y buscaría complementación y consuelo.
Pero yo no quiero alejarme de nadie, solo quiero tratarlos mal, desquitarme con ellos, incluso si no se lo merecen.
Y no quiero que me comprendan, porque si lo hacen también tratarían de darme una solución, una manera de manejarlo…
No quiero soluciones. Déjenme con mi ira, déjenme con todos estos sentimientos.
Déjenme quemarme hasta los huesos….siempre he amado el fuego.


0 Sparks

Seguime en Bloglovin